Alberto Escobar

Juventud

 

Te traigo la luna si quieres

 

 

 

 

 

 

Sola te vas yendo pero te agarro,
porque te quiero siempre aquí conmigo,
sin ti arruga seré cual un pan de higo
que se cociera en lento horno de barro.
Obsérvote a diario correr las calles
de arriba abajo, como alma que el diablo
lleva para que alumbre su retablo.
Que no marroneen mis verdes valles.
¡Por favor te pido no me abandones!
¡Por favor ya no surques mis mejillas!
Ahora te pido dos mil perdones
si algún día por gruñir en rencillas
te dejé compuesta, y con jirones
en tu veste de nácar y puntillas.

Comentarios2

  • kavanarudén

    Dulce y profunda súplica.
    Se va, se va sin reserva alguna, la vemos partir y nos quedamos mirándola de lejos.
    Profundos y sentidos versos.
    Un placer leerte, como siempre mi amigo y poeta del alma.
    Kavi

    • Alberto Escobar

      Gracias Kavi, así es, irremisiblemente.
      Un abrazo.

    • Margarita Dimartino de Paoli

      FUERTE Y JUSTA OPINIÓN QUE LA VIDA NOS DICE EN SU LÁNGUIDO PASAR.-

      MUCHOS SALUDOS EN LA DISTANCIA.-

      MARGARITA

      • Alberto Escobar

        Igual para ti Margarita. Me alegra tu visita.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.