Al Duborg

Cálido terruño

Cabello que seca el viento

las costras surcan las grietas

 los "cujíes" en hileras

toman el caldo de adentro.

 Las espinas son el vello

de las "tunas" de colores

los "datos" de los "cardones"

son un regalo del cielo.

Quienes cultivan sus flores

el néctar es caramelo

trina el "turpial" con esmero

lo mejor de sus canciones,

la iguana agita su cuello

mientras se encueva la liebre

transcurre la tarde inerme

 ¡qué crepúsculo más bello!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.