Josefina Bravo

¡DAME DE BEBER¡

I

¡Es el grito de dolor¡

Que experimenta el sediento

Es el deseo persistente

De aquel que   anhela beber

De la fuente  inagotable

Del agua pura y cristalina

Que su ser  vivificara

Y su  fortaleza restablecerá

El día que decidas aceptar

A Jesucristo en tu vida

Esa fuente es inagotable

Única e inigualable

El único que te dará   mucha calma

Durante la situación adversa

Que llena tu ser de dilemas

De angustia y desesperanzas

Esta situación puede cambiar

Y tus cargar alivianar

Si confías en el poderoso

II

¡El agua que Jesucristo da¡

No la sacaras de  ningún pozo

Esa agua es pura y  eficaz

Porque llenara tu vida de gozo

Ella  es única y es sobrenatural

Porque restaura tu existencia

Cuando encomiendes  tu  ser

Al amado y eterno salvador

¡Aquel que en tu interior¡

Hará el precioso milagro

De saciar la sed de tu alma

Con el agua cristalina

Que nutre, purifica y vivifica

Por completo tu cuerpo

Esa agua es milagrosa

Porque hará   renacer en ti

El deseo de servirle

Y delante de  el  rendirte

Con humildad y con devoción

III

¡Si la sequedad de tu alma persiste¡

Ponte en las manos del invencible

De mí  amado Jesucristo

 La  fuente inagotable

Del  agua dulce y  cristalina

Que día a día a tu  alma  alimenta

Al  estar en su  presencia

Buscando  la  divina esencia

Que solo nos  da el Santo Espíritu

Es la fortaleza sobrenatural

Que te ayudara a sobrellevar

Los avatares del camino

Al tener como testigo

Al poderoso  en batalla

¡A Jehová de los Ejércitos¡

Y pronto veras correr

En todo  tu ser

La unción del altísimo

Como ríos de agua viva

ENEIDA JOSEFINA BRAVO REALZA

POETISA DE JESUCRISTO

EL BAÚL-VENEZUELA

08/08/2.019

04:15  a.m.

Comentarios1

  • Hermes Antonio Varillas Labrador

    Muy místicas letras, y lo más importante que hay que resaltar que a Cristo podemos llegar y beber de su agua de vida sin necesidad de religión alguna que te haga esclavo de un diezmo, el mejor y más efectivo diezmo es el amor y solidaridad con tu prójimo....



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.