Emyzag

**~Sed Solitaria~**

Sed Solitaria



Bajo aquellos bejucos del alma,

se cuece la más vil de las brumas,

como telaraña que atrapa,

la más débil de las almas en lempas acciones,

es la sed solitaria,

la que da y no da con la cantimplora,

lo que la sed explora,

y lo que es morir de sed,

cuando la garganta explota,

yá cuando aquellos bejucos,

dejen de atemorizar con espantos,

sus desavenencias, cruzaré el desierto,

como río que se pierde de su cauce,

y yá mi sed solitaria,

no tendrá más llanto sino alegría,

cuando se gana la más pobre pena,

cuando se impone en la ventana,

un suave silbido de aves clandestinas,

que se asoman para dar rienda suelta,

a lo que pertenece la sed solitaria,

a mi sola boca,

cuando tus besos sedientos,

no llegan a desafiar el tormento,

y porque todo el bejuco aquel,

yá llegó a mi garganta,

temiendo ser que la sed solitaria,

se enfrasca en un delirio tan adyacente,

de no querer el agua cristalina del manantial,

aquí entre labios cuarteados,

de cruda realidad,

cuando yá se perdió toda luz,

en añorar lo que era un pedazo de luz,

tan veraniega y sin poder mis ojos ver,

el clandestino río,

donde mi sed solitaria,

se apaciguaría…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.