My Dark Angel

"NO ES UNA LUNA CUALQUIERA"


AVISO DE AUSENCIA DE My Dark Angel
Perdimos los versos en la noche de oscura poesía... melancolía que decían que te enamoraría, alto precio pagaría con condena fría de no escuchar tu voz en melodía, era de esperar que llegara este día... el día de un fín sin final en el final de los días...

Tu luna, no es una luna cualquiera... en creciente forma la letra con la que en silencio gritas mi nombre en condena, media luna, media alma... ¿dónde dejaste la mitad de tu calma?.

Pasan los días y ganan tus intenciones con los gritos de pasiones con los que me atarías, pasan y pesan... tanto, que mi corazón marchita y deja de palpitar por la vida que me estás dando. 

Se me olvida tu voz, tu rostro, hasta la indiferencia tratada, echo de menos soñarte y abrazar mi almohada, despertarme y de lejos sentirte, visitarte y cuando lo hago volver a saber que quieres irte...

Se me olvidan tantas cosas que le contamos a la luna, algunas quedan en el recuerdo y otras... se esfuman sin condición alguna, no existe el pozo de los deseos en mi laguna del olvido, sigo siendo culpable en mi cadena perpetua por el peor error cometido...

 

 

Y no sabes cuánta falta me haces... no quiero que me salves ni que tan si quiera me abraces, ya no quiero nada, se acabó la vida sin tus miradas, dulces y corrosivas, clavadas en mi pupila, ahí siguen atrapadas, ¿por qué duelen? Porque sé lo que pensaban... a través de ellas podía leer tu mente y sabía de lo que hablaban...

No deseo volver a estar cerca, tampoco que te alejaras, no puedo volver donde el desierto dejó que la arena me arrastrara, me inhunda la pena llorando mi condena entre las aguas que moldeaban mi melena, me corté las alas y dejé de volar, me dehice del alma dejando de soñar, se me acabó la calma y las voces gritan: ¿ahora quién te salva?, me irritan, me quitan la energía que me facilita escribir poemas que atraigan... la musa aquí descrita me debilita con su ausencia infinita... mi ángel oscuro esto nos limita.

 

 

Mentiría si dijera que no me cuerdo de tí todos los días, si te tuviera delante no sabría con qué conversación empezarte, sería el desastre cuando llegan las verdades de nuestra parte, porque no todo soy lo que oculto yo, ni todo eres lo que alumbras tú, todavía no sé por qué no te saco de mi mente, si eso hubiera sido lo fácil elocuentemente, olvidarnos, bloquearnos, dejar esa conexión a un lado y evaporarnos, para mí difícil, nunca me sentí tan viva que con las balas de este calibre...

 

Ahora me siento muerta, ví como agonizó nuestra moribunda estrella, sentí como se estrelló y en millón de pedazos estalló en su estrello contra lo que ya no llamamos bello para no poder volver a juntarlos porque en el camino alguno se perdió y sin quererlo desapareció para no encontrarlo...

 

Cuántas letras que no valen nada, cuánto tiempo se nos escapó por la ventana, cuántas imágenes grabadas, cuántas canciones olvidadas, nuestros gustos y condiciones, nuestras broncas y pasiones, palabras mal cruzadas, daños irreparables, sensaciones increíbles con sus desperfectos colaterales, ilusiones vencidas, metas desilusionadas, alegrías y bonitas palabras, besos en la lejanía, miradas y fantasía, nos faltó el tacto de la piel en cercanía...

 

P.D- De lo que nunca me arrepentiré es de no haber coincidido, sé que sería más duro tenerte cerca y después haberme despedido, eso mi alma no lo hubiera resistido, no fuiste ni tú ni yo, fue el destino que quiso estar de nuestro lado en el abismo, ese momento que anhelaba hubiera sido infinito, un abrazo eterno, se hubiera parado el mundo, cruzando nuestras miradas hubiéramos parado el tiempo, tantas veces me imaginé esa escena... muy bonita para ser real ¿verdad?,  Pero si se hubiera dado... la muerte de mi alma hubiera llegado, ahora lo pienso y la despedida me hubiera matado, y entonces nuestro sentimiento quedaría enterrado en el firmamento. De esta manera no hubo despedidas, siempre dejamos al vuelo lo que nos proporciona la vida, lo quise dejar todo, pero me dí cuenta de que no encajo contigo aunque eres mi tesoro, mereces lo más grande y no estar nadando en lodo, mereces que te quieran de alguna otra manera, mi amor por tu alma siempre estará esperando; suficiente, y en la derrota de que en esta vida no llegará y en alguna otra nos volveremos a encontrar, de otra forma, de otra manera, seremos felices aunque nos separen vidas enteras...

 

 

Venga va, no te vuelvas loco, que a veces me dan arrebatos y en la desesperación escribo y sé bien que no me equivoco, no entiendes la pena con la que llevo esta condena, no te imaginas por lo que llevo pasando esperando en la orilla... y no puedo contarte porque se volvería tan oscuro mi arte que desterrarías cualquier letra que escribiera o que fuera de las mías.

 

 

 

 

 

 

Comentarios1

  • KASH BAAC

    Es el preludio a una despedida de esas que nunca deseamos que llegue



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.