frankcalle

LA ÚNICA MEDALLA

Pasan los siglos infinitos,
y siempre cada Romeo persigue a su Julieta;
y allí, en el momento preciso,
ni antes ni después,
ella le espera,
atenta, selectiva,
dispuesta a entregarle su virginidad
mil veces defendida,
buscándole entre la multitud de espermatozoides
que luchan en la única competencia de sus vidas.


¡Todos por una única medalla!:
la medalla de la vida…


Frank Calle (5/agosto/2019)

Comentarios1

  • frankcalle

    Mis saludos Quijote, gracias por la opinión. No será muy Shakesperiano, pero la universalidad de esa historia clásica permite hacer esas"variaciones", sin que se pierdan la esencia. Al menos ese es el objetivo.

    Un abrazo,

    Frank
    ------



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.