Alberto Pelayo

En el tablero

En el tablero

 

  

Entre torres me enrocaron,

en un tablero de ajedrez.

Sin haber un juicio,

ni de por medio, un juez.

Esta vez me separaron

de mi dama blanca piel.

 

Avanzo como simple rey

entre peones sin caballo

y torres que son castillos,

para ser un mero lacayo

recorriendo sus salones

y nunca dar por vencido

cuando entre en guerra

intentando cazar al jaque

sacrificando los alfiles.

 

Y casi en toda partes,

propondré a la muerte

a cambiar de casilla.

Sin que haya solución

con la inercia del dedo,

tendido en el tablero,

tu rey besará el suelo.

 

Acabada la partida,y

tragado nuestro orgullo

compañeros de juego

para empezar de cero.

Extraña es la solución

otra vez ser tu enemigo,

siendo esclavo y negro

comenzaré yo primero,

atacando en el tablero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.