Leandro Rodríguez Linárez

Intitulado CDX

La noche es tu lecho,

llegas con tus piernas transparentes,

con tus cabellos como estrellas coléricas,

en mitad de tu cintura la luna proclama su reino,

ahogándome con su fulgente vino abrazador.

Las sombras se marchan,

Te esparces como abejas en jardines abrilados,

derribando ruidos como alfombras ajenas,

mientras tu voz deambula en mi cuarto como un mendigo rico.

La noche es tu lecho mujer,

allí reposa mi alma en la injusta tiranía de mis carnes y huesos,

clavando tu presencia desde adentro.

 

LRL

5-8-2019  

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.