Alexander Perdomo

Forastero de mi tierra

 

Desconozco la tierra que me vio nacer,

Ahora de ella soy forastero,

Casas vacías, casas desoladas,

La selva de asfalto es ahora desierto.

Donde todo era bullicio,

La alegría de la gente y su desenfreno,

Todo se desvaneció, se esfumó

En un chasquido de dedos.

Recuerdo mis tiempos de estudiante,

Cuando en literatura tuve que leerlo,

¡Casas Muertas es una obra profética!

De la pluma de aquel gran maestro,

Cada palabra suya es un retrato alegórico,

Del escritor Miguel Otero.

La nostalgia me embarga,

Genera desconcierto,

Los lobos feroces con sus fauces,

Han devorado inocentes corderos.

Su ambición desmedida,

Gobernantes famélicos,

Corrupción e ignominia,

Se olvidaron de su pueblo.

Como langostas voraces,

Tomaron de botín todo el dinero.

Un pasaje bíblico llega a mi mente

El perro vuelve al vómito

Y al barro vuelve el cerdo.”

La desesperación y el hambre

Reinan como imperio,

Lágrimas de tristeza,

Muchedumbre hicieron su éxodo.

A tierras ignotas,

Persiguiendo sus sueños,

En búsqueda de la esperanza,

la fe, todo lo que perdieron.

Anhelan con ansias,

Regresar en vuelo,

A su tierra amada,

Su entrañable suelo.

Derechos Reservados©









Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.