ADANS BECMAN

CUANDO LOS PALÓMOS SE VAN ...QUEDAN PLUMAS EN EL NIDO...



Y es verdad, cuando los palómos  se van

siempre quedan plumas en el nido

y el alma se resquebraja

cuando " vuelan " nuestros hijos *

 

hay rincones en la casa

que se quedan vacíos

a veces los límpiamos

con las lágrimas

 

de un corazón dolorido

¡ y cuantos cuadros cuadros

quedan colgados !

en la pared del olvido

 

pasa el tiempo inexorablemente

y con la mirada perdida

a veces, aunque sin ganas, se sonríe

abriendo la puerta de la vida

 

y se consuela uno

cuando te dicen ¡ es inevitable !

pero cuando los hijos se van

queda un silencío en el aire

 

y no dejas de recordar

en las largas tardes de invierno

sentados en el sofá

quizás viendo la téle

 

son telarañas de cristal

que se rompen si se puede

mirando el abún de fotos

¡ cuantos recuerdos

 

a la mente nos vienen !

y sonríes cuando Paquíto

rompío el cristal de la vecina

cuando Amparíto salió de la universidad

 

¡ ay, y Luísito se cayo en un charco de agua !

soñando no dejas de pensar

pero son cosas que pasan

cuando los hijos se van

 

 "apenas sabe volar"

el hijo de la paloma

abandona el palomar #

 

pero con cuanta ánsia y esperanza

se esperan, si te vienen a visitar

ya traen retoños nuevos

que te llenan de felicidad

 

y yo me quedo pensando

que se hace grande el palomar

cada vez hay mas plumas

para soportar la soledad

 

fotos , risas, palabras

y nos reímos por fuera

mientras por dentro

el corazón llora

 

y es que es algo inevitable

tienen que abandonar el hogar

tienen que volar a su aire

y hacer un nido también

 

y gira y gira el carrussél de la vida

mañana serán padres

y harán lo mismo que usted

y sus hijos  "volaran " también

 

son cosa de la vida

como dicen las comadres

y pensar que algún día

¡ que alegría cuando llamen

 

a la puerta del corazón !

y vean sonreír a sus nietos

y ¡ como te ponen la casa con el balón !

y te  ríes ¡son mas inquietos !

 

y claro que es verdad,

cuando los  "palómos " se van

siempre quedan plumas en el nido

la casa se queda vacía

 

el alma se resquebraja

y el corazón dolorido

¡ cuantos cuadros quedan colgados

en la pared del olvido...!

 

*Hijos el que los tenga, claro.

# Pequeño fragmento parafraseádo  de la canción

de Paquíto Jerez.

 

ADANS BECMAN. El Poeta de la Esperanza.

4 de Agosto del 2019.

Todos los derechos reservados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios4

  • Samantha Sanz

    Preciosos poema lleno de verdades, cuando los hijos se van, sólo los recuerdos quedan, y aunque estamos consientes de que es la ley de la vida no nos deja de ser doloroso.

    Abrazo grande.

    Sami.

  • Jorge Horacio Richino

    Muchas verdades en tu excelente poema, amigo!
    Hermosa y sentimental canción!
    Y como muy bien dice *Paquito Jerez* "Un hijo es la gloria que nos manda Dios".
    Hermosas y emotivas letras!
    Un fuerte abrazo!!!

  • Dulce

    Pura ternura tu poesía y cuanta razón tienen, abrazo Adans

  • kavanarudén

    Excelente mi amigo y poeta del alma. Poeta de la Esperanza.
    Hermosos recuerdos.
    No tuve la dicha de tener hijos, me hubiere gustado, pero la vida es así.
    Un placer, como siempre, leerte
    De mi parte un fuerte abrazo
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.