Belinda

Sueños obscenos



Cuando el deseo y la pasión
se unieron en un beso, tus labios viriles
derrumbaron mis pensamientos pueriles
y me dejaron presa de ésta adicción.


Llegó tu néctar a mi boca, abierta y ansiosa
y perdiéndome entre tus brazos de ensueño
mi cuerpo pegado al tuyo, ardía como un leño
respiré tu esencia y me aferré a ti temblorosa,

entonces pude sentir tu aliento perdido entre mis senos.

Será que cada noche tiemblo
mientras te amo y te pienso
y no quiero abandonar estos sueños obscenos
pues mi alma en brasas
arde por ti como el fuego
y mis besos recorren tu cuerpo
mojándote de lava
mientras pronuncio tu nombre y me entrego.

©Belinda Torres - 2012



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.