Manuel Meneses Jimenez

SIN RESTOS DE LOS RECUERDOS.

 

 

Sin ser aquellos mis tiempos

¿Por qué insisto en robarlos?

En apropiármelos

En hacerlos míos

¿Acaso ésta es

mi memoria?

¿Mía?

 Tropel de pasos apresurados sobre tierra seca.

Oscuridad, silencio, ahogos en las gargantas.

Llantos a veces precipitados y a veces

ya tardíos...murmullos. Silencio.

Tardíos Silencios.

Pasos ligeros sin mirada atrás.

Apenas quedan restos

de los recuerdo.

Ayer.

 He buscado en el Silencio

la puerta a todos los

olvidos.

No hay olvidos.

No existe el

Silencio.

 Sin restos de los recuerdos.

 

Manuel Meneses J.

Islas Canarias, África.

28/8/2012.

NOTA APARTE, ACTUALIZADA.

La memoria - a veces y cuando insiste en ser aún parte activa del presente -, se niega a desaparecer, a ser simple sombra del presente y es por ello que siempre vuelve. Hoy, en conversación telefónica con mi familia en África, volví a recordar momentos de la niñez a razón de ciertas palabras que desde el otro lado del hilo telefónico escuchaba; fue entonces cuando recordé a un tío abuelo que había estado en Sierra Maestra, Cuba, y que al volver a Canarias ya nunca más volvió a salir a la calle pues le tenían y le llamaban "el comunista", esto a pesar de que nunca en su juventud allá en Cuba hizo nada por esta ideología, solo presencia en la Cuba primero de Batista y después de Fidel. Este poema habla de mis recuerdos de la niñez en África bajo la dictadura franquista cuando por las noches se oían pasos apresurados, fuera en las calles aún de tierra: muchas gente desaparecían, eso decían después, pero años más tarde supe con toda clase de detalles que no era así, no desaparecían sino que se ls llevaban a la Cima de Jinámar y eran arrojados al mar desde la boca del volcán del mismo nombre. De aquellos asesinos nadie nunca quisieron hablar, incluso más de medio siglo después y cuando yo, con tan solo 17 años y ya viviendo en Barcelona publiqué parte de esta historia en un periódico local, aún en plena dictadura, me costó  39 horas de retención en una comisería de policía y la orden posterior de romper parte de aquellas notas a tinta y en las que hablaba de estos hechos. Nunca he olvidado aquellos hechos y fue un 28 de Agosto de 2012 cuando publiqué en el ya desaparecido El Diario de Las Palmas este poema que habla de aquellos hechos.

Manuel Meneses.

Hondarribia, Gipuzkoa.

3 de Agosto de 2019.

Comentarios5

  • Jorge Horacio Richino

    Magnífico poema, acompañado por una interesante historia real!
    Ha sido un placer pasar por sus letras!
    Un abrazo!!!

    • Manuel Meneses Jimenez

      Agradecido de su presencia en este rincón de mis letras amigo Jorge. Gracias.

    • Dulce

      Escribir es riesgoso muchas veces según en qué época se viva, o se renuncia a la vocación o se escribe en el anonimato. Gracias por los recuerdos, abrazo Manuel

      • Manuel Meneses Jimenez

        Hay ocasiones en que sí, que sí es un riesgo escribir dependiendo de cuales son las circunstancias en que uno se encuentra, país, situación política, entorno... Lo que sí es cierto es que también uno siempre tiene presente que lo que un día decide que se ha de escribir siempre queda ahí pendiente de ello para cuando llegue su momento porque escribir es hacer saber. Gracias por tu opinión Dulce.

      • borealara

        Letras del recuerdo y en la vida..saludos

        • Manuel Meneses Jimenez

          Letras de memoria indenunciada. Gracias por su opinión. Un saludo.

        • María Isiszkt

          Gracias Manuel por escribir los recuerdos
          Saludos

          • Manuel Meneses Jimenez

            Gracias María por llegar hasta aquí con tu opinión. Saludos.

            • María Isiszkt

              Buena semana llena de fuerte inspiración te deseo.

            • Mauricio Carrillo - Cofradía de la Palabra

              Mario Vagas Llosa acuñó una frase que es muy oportuna: la literatura es fuego nuevo.

              La historia del mundo de las letras está lleno de nombres de exiliados y auto exiliados (de todos los signos y todos los colores), pues nunca callaron. Todos tienen un valor en común: su lucha por la Libertad.

              Saludos Manuel, desde este lado del océano y desde este hemisferio.



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.