Ben-.

Desagüe nupcial-.

Miedos remotos me aproximan a las barcazas del mar. Sueños soterrados, llenos de ignominia, juegan conmigo en atardeceres imposibles. La llana voz de la sangría, acude a postrarse en mi regazo. Señuelos de osadía, voces guturales, parques subterráneos, cerrados en mi memoria. Las huellas de una noche nupcial sin ropajes. Desato la melodía inicial, golpe en el hueso, y fórmula cortés de evasiva. Mis miedos desatascan la ofrenda concluida en el desagüe.

 

 

©

Comentarios1

  • Anton C. Faya

    Hay quimica con usted poeta... Gracias por su amistad...

    • Ben-.

      Gracias amigo, otra motivación más, para continuar escribiendo, un abrazo-.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.