Alejandro Schleyer

Prohibido el amor

¡Cómo! ¿Me prohibes amar?
¡Qué furia! ¡Qué tormento siento!
¿Desquitarme? Quisiera.
¡Ay! ¡Agonía entera!
Quiero llorar; ¡mejor sangrar!
Mi corazón se encuentra en duelo.

Me prohibes amar: ¡descaro!
Me dejas ahogado: ¡opresión!
¡Estoy esclavizado
a esta pasión de clavos!
Muerte, dolor, desdicha, barro
en mi interior: ¡qué maldición!

¿Por qué me pides lo imposible?
No puedo cumplir tu mandato;
no puedo tolerar
que no te deba amar;
no puedo ahogar la sed que gime
por estar contigo algún rato.

No estoy enojado contigo.
Es el dolor que me tortura
y no me da descanso
mientras se corta el lazo.
¡Cuánta tristeza siento al hilo!
¡Cuánto dolor que no madura!

¡Ay!

Prohibido se encuentra el amor;
prohibido que estés en mis brazos;
prohibido yo me encuentro
de expresar lo que siento;
prohibido de escuchar tu voz.
¡Qué locura que, de quien amo,

no pueda yo estar a su lado!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.