Martín Marum

Polvo

Cae la noche

Cae el telón 

Caen por su propio 

Peso

Los cuerpos.

 

Descienden

Entre 

Su indecisión 

Y su deseo.

 

Se sumergen 

Las manos 

Acariciando el 

Ilusorio rostro 

Del ayer.

 

¿Quién soy

En este hoy?

¿Quién soy 

En este mañana?

 

Los vividos ojos 

De una silueta polvorienta 

Me hablan

Desde lejos

Tan cerca 

De mis pupilas.

 

¿Qué puedo ya ofrecer 

A estas apacibles esferas 

Tan hambrientas

De esta sangre

como de nubes?

 

Imagen corroída 

Por improperios 

Y graciosas inventivas 

Calumnias del prójimo 

Dedos tembloros 

Sobre el papel

Necios en 

Seguir andando

Vueltas en 

Un mismo

Establecido molde

Esparcimiento de

La soledad

Llamando

Vencedora 

Y vencida

Al último 

Saludo de

Despedida.

 

Lo que

Fue carne 

Ya es polvo.

Comentarios1

  • Ben-.

    Buen poema, un saludo!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.