Belinda

EL MARIDO FIEL

Miró el reloj y era muy tarde
no lo esperó y se acostó
suspiró tranquila y se durmió
pues ella sabía
que los maridos fieles se van de putas
y los infieles se van de casa.

©Belinda Torres



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.