alupego

UNA GOTA QUE FLOTA

UNA GOTA QUE FLOTA

No se acuerda el jilguero
de su vida pasada,
pero sabe en que rama
se volverá a posar.

No se nombran los nombres,
de los malditos Hombres,
Ni se olvida a quien quiso,
retorcer la verdad.

No se busca a quien mata,
la ilusión y la vida.
No se abraza a quien saja,
la sincera lealtad.

Caminar paulatino,
reposando las penas,
en la eterna condena,
de olvidar el dolor.
Y en la noche sin nombre,
cuando la vida acaba,
no se recuerda el nombre,
de quien solo pasó.

No se oculta la risa,
que como catarata,
se desborda al reír.
Ni el mismo viento trata,
de ser lobo o delfín.
La verdad reposada,
en la razón auténtica,
no olvidará aquel día,
en que te conocí.

Lagunas en los sueños,
de fraccionada hechura,
cuando el sueño es la cuna,
donde sobrevivir.
En los hermosos ojos,
de aristas puntiagudas,
se desgrana la vida,
alcanzando su fin.

Primaveras de anhelos,
que en lo etéreo florecen,
alentando a vivir.
La sibilina sombra,
que detrás de la luces,
se apodera de ti.
Cuando vuelve la aurora,
a despertar al sueño,
el corazón se arropa,
como queriendo huir.
Y una voz susurrante,
se desliza en la sombra,
justo detrás de ti.

No se olvida a quien lastra,
la profunda pasión.
No se recuerda al necio,
que vive en un rincón.
Ni se olvida al cobarde,
que del amor huyó.
Inexorable el tiempo,
que en ausencia de cuerpo,
dicta tu porvenir.

Cabelleras de seda,
rizadas en la ausencia.
Voces en la conciencia,
como sutiles gotas,
que en la mente rebotan,
como soplos de niebla.
Un suspiro que flota,
llevando las esencias,
de una lucha sin fin.
Guerreros en la brisa,
que alientan a vivir.

Solo una brizna queda,
de sutiles presencias.
Con la eterna paciencia,
de la ausencia del fin.
A.L.
http://alupego.blogspot.es
29/07/2019



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.