Ben-.

Curando heridas-.

Donde restañar heridas,

parlamentar con los sacrificados

vientres, de la aurora inicial.

Allí, quiero encontrarme,

lejos de todo polvo esencial,

cerca de todo instante primordial.

Corazón tergiversado únicamente

por su canto y su incertidumbre.

Dejaré mi voz, contaminada de introversión,

a la salida de algún abrupto amanecer,

que se dirija como un cometa de luz estallada

hacia el centro de mis ruinas.

Y mi celo, y mi pasión, serán cenizas

que algún cáliz remoto haga circular

de labio a labio, de vida en vida.

Hasta alcanzar la última y milagrosa acequia.

©

Comentarios3

  • kavanarudén

    Sanar siempre conlleva un dolor y un sufrimiento. Ese sufrimiento que poco a poco sana, en especial, el alma.
    Un placer leerte

    • Ben-.

      Así es, querido amigo, un abrazo fuerte!

      • Ben-.

        ...y gracias, claro!!

      • Samantha Sanz

        Y mi celo, y mi pasión, serán cenizas
        que algún cáliz remoto haga circular
        de labio a labio, de vida en vida.
        Hasta alcanzar la última y milagrosa acequia.

        Muy pero muy bonito.

        Muchas gracias.

        Sami.

        • Ben-.

          Gracias Samantha, por tu linda apreciación, un abrazo!

        • alicia perez hernandez

          VERSOS CON ALEVOSÍA Y VENTAJOSAMENTE HERMOSOS.

          • Ben-.

            Jaja, sí, así es, un abrazo amiga Alicia, gracias!



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.