Mariesther Munoz

Ósculo de lumbre

Ósculo de lumbre

 

Momento que riega el alma

Con dulces y sonoras melodías.

Se acobija la piel con el resabio

Que se convierte en la membrana

Inherente como armonía.

 

Oculto entre resquicios

Queda el sabor de la lira;

Zumo y linfa en un tentar

Del obispo de la eufonía

Circulan entre aristas de los enigmas.

 

Más lumbre muestra esa escuela,

Conservatorio de la experiencia.

Cariz y perfiles entrelazados

Retozan entre los trazos de los esbozos

Que se figuran en la encolada.

 

Ósculo de fuego

Que ondula sin péndulo,

Que abraza la llama,

Que viaja en el cuerpo;

Creas la entidad del momento oportuno.

 

Exacto santiamén que no tiene fin,

Pues una vez que culmina, inicia su coctel.

Ósculo de lumbre

Como más que caratoña o lisonja quieres florecer,

Una vez que inicias no has de disolver.

 

Por: Mariesther I. Muñoz Phi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.