JOHNNY MONTENEGRO

SEMEJANZA


Como aquella flor que olvidada se marchita
y mustia su piel de belleza se desviste
así mi alma se afea con la amargura infinita...
convirtiendo mi alegría bonita
¡en terriblemente triste!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.