Alexander Perdomo

Mi dulce Calipso

Te elijo a ti mi bienamada,

desde que llega el aurora

hasta que Febo se oculta,

Te pienso a ti mi dulce sueño

como rocío matutino,

como viento veraniego,

Te busco a ti preciado tesoro,

en lo recóndito de mis pensamientos,

en mi sueños y mi locura,

Te siento a ti bella encantada,

te he amado como nunca,

te he pensado como siempre

Te escribo a ti mi dulce musa,

en glosa, en lírica,

hasta en el firmamento

Te persigo a ti mi sutil mariposa,

aun estando cerca,

aun estando lejos

Te añoro a ti mi diáfano delirio,

en mis labios que muerdo,

al cerrar mis ojos

Te hablo a ti angelical hada,

en mis miedos mas profundos,

en mis sueños anhelados.

Te sueño despierto,

En el alba y la penumbra,

Conquistarte es mi afán

Llegar a tu alma pura.

Te bendigo con mi corazón,

Mágico sortilegio,

Que escuches mi canción

Para mi es un privilegio.

 

Derechos reservados©

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.