Yiyou

CON LUNA

Vehemente celebro tu regreso,
colmado de placer, en tu emerger.
Y esta noche he logrado comprender
el por qué elevar mi amor, por un beso.


Que al instante me quedé de ella preso,
gracias a que a ti luna pude ver,
el pálpito entregado a mi mujer,
calándose hondo llegando hasta el hueso.


Esta visita de luna, es honrada,
ya que hasta el crepúsculo nos amamos
de una forma totalmente alocada.


La luna se marchó lejos, dorada.
Contigo querida luna contamos,
pues no juzgas a mi ser, ni a mi amada.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.