Alexander Perdomo

La presencia de tu adiós

Me siento en mi mueble junto a la chimenea,
el sonido de las chispas dan su melodía,
candilejas que se esparcen como luciérnagas
en el viejo cojín mi gato siamés
en la alfombra recostado mi perro holgazán, amigo fiel
Parece estampa de un cuadro alegórico,
pero es real lo que allí se vivencia,
Sorbo a sorbo tomo una copa de jerez
quizás ella calme mi ansiedad
es difícil, muy difícil que eso suceda,
Sin embargo por doquier siento tu presencia
Te veo con los ojos cerrados
recostada junto a mi leyendo cualquier cosa,
discusiones febriles dignas de infancia
¿Quién movió el florero de la vieja estancia?
Todos los recuerdos viajan en mi mente
y como cosmonauta llego hasta la luna
contemplándola a través de mi ventana
Es posible que te vea en algún lucero
pero se que imposible vivir de sueños
Me siento yerto sin el calor de tus besos
pero tengo fe que suceda el milagro
mientras aguardo que eso suceda
me quedo con el adiós de tu presencia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.