ROGER RUIZ

Limbus Obligatio

No son los años,

no son los tiempos;

no se que extraño.

No maduran mis campos,

pero...algo extraño.

 

La espiga dorada

varada en el tiempo,

ondea descarada

el sueño incierto 

de algo extraño.

 

Lo que pudo ser,

lo que debió de ser...

No será hoy.

Ya nunca podrá ser...

en algo extraño estoy.

 

Vientos infernales alejaron

la espiga de oro.

Por el Dios de Aaron 

que todo lo ve, y todo lo da,

No se que extraño!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.