Nestor Varela

Azul abstraído

Un pasado alba se ha ido,

y aunque intento

ya no puedo revivir ese latido,

entonces sucede

que alumbra un sol sobre mi frente,

radiante, joven, fuerte,

pero ese fuego que espero está ausente,

entre nubes de temores reprime lo que siente.

Me quedo un rato con la noche presente,

me hundo en este mar que me reclama

y un viento suave sopla mi cara,

es la voz de la muerte la que llama.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.