Denil Agüero

Flores creciendo en el asfalto agrietado

Nunca tuve el valor para escribir una erótica.

Ni escuchando en susurros los versos del viejo capitán,

o escuchando en cantos artísticos las odas de Flumisbo,

e incluso los sonetos de una cándida pero fogosa Rossetti.

 

Hace poco solventé ese problema.

 

Decidí buscar la inspiración en los tibios movimientos del respirar cortado

y el valor llegó a la punta de mi lengua como llega el sol a las seis de la mañana,

o como llegan las estrellas excesivamente destellantes a la noche que alumbró la litera.

 

Decidí buscar la inspiración en los suaves recorridos de mi piel por tu piel

y el valor llegó a mi espina dorsal como llegan las hierbas a las grietas del asfalto

o como llegan tus punzantes mordiscos de párvulo placer a mis labios.

 

Decidí buscar la inspiración en los duraderos abrazos en los que me habitaste

y anidaste también mi suave catre con el calor de tus prolíficos movimientos

mismo ardor curó el pesado, prolongado invierno que residió en mi mente.

 

Ella encendió una fogata carmesí en ese cuarto de siempre oscuro

en mi alma

nos gastamos el tiempo

besándonos

curándonos

quemándonos

queriéndonos

las almas rotas, ahora aliviadas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.