Noakyr

De la Planta a la Muerte

La planta germina de la pequeñez.
En ella, la confianza posada en tierra,
para que la vida sostenga el amor
Que al fin a uno entierra.

Haz que sueñen las hojas con mi canto,
Cúbrelas del frio en la oscuridad.
Que igual que ellas, te cubres de la realidad...
Aporta a esa unidad del amor que hará engendrar

Cuanto amor surge de la inocencia de la vida,
Solo 2 engendros, 2 caprichos del velo.
La dulzura radica en la manía caprichosa
De devolverte el tiempo, fruto y vida
del espectral lindo azul del cielo.

Para aquella malquerencia:
Quien mata por cubrir al suyo
tiene razón, tiene capacidad...
De devolver lo quitado
Amor aporta y odio recibe.

Nos trasnochamos en el aumento del bienestar:
Parimos pianistas, pianistas sin teclas.
Ahora ¿Quién tocaría? ¿Quién devolviera?
La uva amargó y su hoja secó
Este es nuestro castigo y herencia.

<<Se obvió de requisito y del amor se exportó el odio>>
En conspiración:
La costilla sobresalía
La palidez se afincaría
La vida pecaría
Y todos los hijos sufrirían.

Como sembrador quitó la maleza de la siembra.
¡Pero la maleza era el hombre!.
Ahora la penumbra sería más hambre,
Ahora la fruta callaría en soledad.
El odio de unos se mató a si mismo
Cuando pretendía amar.

Previsible por la pitonisa naturaleza.
La sombría maleza de gris y artificio
pudrió la tierra y acabó con media siembra
Allí, en molestia; Una gran vergüenza.

Y durmieron quemadas las malezas
Sobre la otra tierra, misma al lado
Tierra que posó vida, otra siembra...
Al fin sin maleza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.