Antonio Encinas Carranza

Falta una estrella en el firmamento

 



Llora el cielo sus tristezas.

Llora el alma su desconcierto

Porque te busca y ya no estás.

Falta tu nombre en mi pensamiento.


Llora el cielo al saber que ya no estás,

Lloran las penas que arrastran mareas.

Porque no reconocen tus sombras.

Son oscuras las mañanas.  


El firmamento está incompleto     

Y la esperanza siempre es corta

Nada ni nadie lo reconforta.

Mas que nunca ... más amargo es el llanto.

 

Porque le falta lo que más quiere   

La estrella más querida, 

 La engreída de la Luna.

El amor que le profiere y le confiere.

 

Suda mi cuerpo con el clamor del frío

Y los llantos tiritan cansados de morir.

Resisten los esfuerzos sin deprimir.

Sobran los recuerdos gélidos que caerán en el río.

 

Llora el tiempo, llora la lluvia.

Las ilusiones mueren perdidas en la distancia.

Y en su perfecta armonía se notará la ausencia.

Las que quedan escalarán las nubes de la nostalgia.

Al recordar tu imagen ... implora la memoria

 

Tiemblan mis rezos en la noche perturbada. 

Mis ruegos me obligan a quebrar la mirada

La pena es mía, el dolor es eterno

Son oscuras las posturas.


Sobre la tersa oscuridad 

 Falta una estrella en la eternidad

La más brillante entre las sombras de la Luna.

Llora el Sol, llora la Luna.

 

Cuando la miro y no está

La tristeza invade el cielo

Llora mi alma sin desconsuelo

Al buscarla y no encontrarla

La esperanza no siempre reconforta.

El corazón se desespera y busca el olvido

Pero al,caer la noche al mirar al cielo

El sentimiento se romperá

El corazón se quebrará

Al ver que falta la estrella

Que estaba al lado de la Luna

El alma en mil pedazos se romperá    

 

Es en vano buscar

Porque la estrella no volverá

La pena espera y se guardará

Los ojos retornaran

 Los harapos en que quedaron 

El alma y el corazón

Perderán la razón.   

 

El Sol renunciará a salir y se ausentará.

Dejará de asomar la luz, un día faltará.

La claridad de la bruma reinará

Y en medio solo las penas brillarán.

 

Los sueños serán los perdidos.

Las noches serán cada vez más oscuras.

Las esperanzas son más duras.

Llora mi alma sus sueños dormidos.

 

Al caer la noche llorará mi alma

Que el tiempo amará y guardará.

La luna pálida sufrirá de oscuridad.

Con la misma intensidad.

Pálida la noche se guardará.

Ante mis ojos, una estrella faltará.

 

Autor: Antonio Encinas Carranza


De: Lima, Perú.

Derechos registrados.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.