El otro yo

Alumbramiento

En mi vientre crecía hiedra venenosa,

los dedos de sal se aferraban al hilo

de sangre que se escurria por mis piernas,

las paredes de mi útero latian impacientes.

“Es hora” me susurró una voz al oído,

deja que la esfinge plante su mástil

que sus semillas devoren la hiedra,

el verde se huele en tu cabello,

el verde está desde siempre en tus ojos.

Mi vientre, la esfinge, su mástil,

la semilla floreció en mi vientre,

la noche vió parir el encuentro.

Pude escucharla…  su llanto,

el murmullo de un montón de hojas,

nuestros ojos hicieron contacto,

me sostuviste pestañas abiertas

al borde del filo del cuchillo,

me salvaste… mi tótem del cielo...

caminaremos de la mano por esta jungla.

Comentarios1

  • Luis Mario 81

    Excelente etapa lovecrafniana!!. Un abrazo Amiga querida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.