Alejandro Schleyer

No respondes

Esperar lo eterno, la misión,
el llamado que nunca ocurrió;
tener la esperanza puesta en ti
con el corazón alerta, atento,
y la pregunta: «¿vendrás por mí?»

Pasan los años y nada ocurre,
envejece el tiempo. «¿No te apures?
¿Nada es la respuesta? ¿Nada? ¿Nada?
Aunque sea dime no, canalla.»
No puedo seguir en esta espera
sin matar el aliento de mi alma.

Si no me hablas, si no me redimes,
no me culpes si busco otros fines.
Necesito descansar estable
y recostarme en un pecho amable,
que diez años en el alta mar
matan poco a poco lo sociable.

Así que responde luego, pronto.
Di algo, aunque quede como un tonto.
No tengo fuerzas para esperar.
No resisto. Muero por amar,
pero si en esta espera no vienes,
debo escoger descansar en paz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.