Santiago Miranda

Cuidado con la imagen

 

Cuidado, no eres aquella
Imagen sino la creencia
De que te ella pertenece
Risa de ti, caída
De gracia, desgracia
Es la imagen misma
Lo independiente
De ti que te irrealiza
Desarraigándote de la carne
Bella y mortal
Y expulsándote al flujo
Tecnológico, desperteneciéndote
¿Verlo
De esta manera
Te importa?

Pierdes tu tiempo ahí
Cuidado, no alabarás
Falsa imagen de ti
Bajo la luz
Artificial y la herida
Imposible de fundamentar
Al sentido de lo exiguo
/Quise decir, vetusto y arcaico/

Ah, la maldición de la imagen
Nuestro autoinflingido castigo
En la civilización del Narciso y no
El lirio, ama en el placer, en un vago
Reflejo cautivo-duplicado en
La creencia de una ideología
Libre y seria, portadora del
Bien y no el mal profundo

Cuidado con la imagen
No permanezcas observando
No te permanezcas anestesiado
Cerrado al dolor real del movimiento
Único, no dormido en la imposición
De la permanencia en falsos paraísos
Viajes por amor al viaje, ceguera por temor

Cuidado ya que por tu propia imagen serás
Desconocido, no hay reputación
Que valga el precio de la consciencia
Escucha la voz en ti, que habla
Sobre el mal y dice otra vez
Cuidado con la imagen
No eres aquella
Imagen sino la creencia...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.