Rodrigo A. Alvarenga

Una y quince

(Antes)

De vos,

no me atraía nada.

(Ahora)

Con vos,

desearía comenzar todas las mañanas,

y así, 

desayunar todas estas ganas.

 

Si me preguntás

-realmente-,

no sé lo que me pasa.

Estoy harto de esta clase de madrugadas…

¡Carajo!

¿Por qué mierdas sigo enamorado?

 

(Tu boquita)

Droga que necesito

-sin siquiera consumirla-,

(Tu caminar)

arte cinematográfico

del que no se olvida.

Mujer que le da sentido a mi vida,

lanzame una pista:

dictame los puntos,

soplame la respuesta...

 

¿Qué tengo que hacer 

para que te des cuenta? 

 

Quiero amarte mi vida entera. 

 

 

Comentarios1

  • Raquelinamor

    Me encanta tu poema. Felicitaciones. Saludos Raquelinamor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.