Piñeiro

ME ENAMORE EN UN GUATEQUE

 

Retrocediendo unos años

he llegado a los setenta

no existían discotecas

se improvisaban las fiestas.

 

En un recinto cerrado

se organizaba el guateque

un componente del grupo

era el pincha, quizá el peque.

 

En la mesa el tocadiscos

con canciones de agarrado

las luces de color rojo

y un baladista italiano.

 

En otra mesa y al lado

tenías la merendola

fumabas el cigarrito

y tomabas coca cola.

 

Copa en mano y cigarrito

como poniéndote gallo

oteabas a la chica

para no incurrir en fallo.

 

Si después de unos pasitos

a la chica le gustabas

tras darle algunos besitos

contra el pecho la apretabas.

 

Sin la coca y las pastillas

también éramos felices

eran sanas las pandillas

se evitaban los deslices.

 

                                         J. Piñeiro

Comentarios6

  • bambam

    Jocoso tu final.
    Un gusto leerte amigo Piñeiro
    bambam

    • Piñeiro

      Divertido como lo eran los propios guateques veterano. Un fuerte abrazo por estar ahi

    • alicia perez hernandez

      LINDA ÉPOCA QUE NO VOLVERÁ.
      ABRAZOS Y SALUDOS POETA

      • Piñeiro

        Tristemente así será. Nuestras mentes les tienen un espacio reservado siempre. Saludos Ali

      • Rafael Escobar

        Y bailando despacito
        te ponías muy pintado
        Y de besito en besito
        te llevaban al juzgado.

        Muy original, romántico y lleno de remembranzas de aquellos años. Te felicito amigo mío. Mi fraterno saludo

        • Piñeiro

          Esperaba como agua de mayo un comentario suyo en alguno de mis poemas, no en vano es uno de mis favoritos. Saludos Anibal

          • Rafael Escobar

            Gracias por tal deferencia. Siempre leo a aquellos cuya forma de escribir me agrada, entre ellos estás tu. Pero a veces la falta de tiempo me impide comentarlos. Ejem: Ahorita estoy escribiendo del teléfono, sentado en una piedra viendo fumigar el frijolar. Diez minutos y me marcho a revisar las cercas que se están reconstruyendo.

          • Jorge Horacio Richino

            Tal cual!
            Hermosas épocas!
            Aquí en Argentina a esas fiestas improvisadas a últimas horas de un sábado por la tarde, les llamábamos "asaltos". Concretamente le asaltábamos (en cierta forma pues un arreglo de último momento lo permitía) la casa a los padres de nuestros amig@s. Los muchachos llevaban la bebida y las chicas improvisaban unos sandwiches y compraban algunas tortas.
            Muy bueno tu poema y recuerdo!
            Un fuerte abrazo!!!

          • Piñeiro

            Tal cual Jorge, eso eran los guateques, el mejor al que he asistido fue al aire libre en un paraje de castaños, amenizado con música que nos proporcionaba un tocadiscos de pilas. Luego se hacía la hoguera y se asaban las castañas, aquí en España al asar las castañas lo llamamos "magosto" si se realiza al aire libre. Saludos

          • Toqui

            No sabemos nada de cocaína ni mariguana; negocios de muerte en vida donde caen artistas, niños, adolescentes, seres vulnerables,...

            Chao Teacher

            • Piñeiro

              Creo que soy uno de los mayores ignorantes de esas substancias, toda mi vida ligada al deporte me ha mantenido al margen de la droga. Saludos Tokki



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.