Jesus Matus

Nonatos, en un pis-pas divino

Me esperarán tres luceros al final del túnel
cuando todo termine seguro ahí estarán
cuando mí gastado equipo cedido hace mil años
regrese por sus fueros a su hogar.

Estarán ahí esperando
como yo los esperé
ansiosos como yo estaba
de conocer su mirada
que sus brazos me abrazaran
y me dieran su calor
y un motivo para correr tras suyo
y en mi pecho no cupiera el orgullo
ser su designado cuidador.

Pero no llegaron, algo falló en la entrega
se quedaron ahí en transición
entre la tierra y lo divino
pequeños suspiros nonatos
solo tengo sus retratos
los que en mi mente forjé.

Señor mío, era tu deseo y encomienda
y no se concretó, ¿Qué pasó?
privanzas a cabalidad entregas
lo deje todo en la enmienda
y me vacié en mi oración

No preguntaré más nada
sé que gozan contigo, que ahí están
recogiste sus espíritus queridos
te hacía falta esa dulce verdad
no concibo se deplore lo divino
te arrepentiste de la merced en un pis-pas

Jesús Matus

 

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Jesus...ver este amor plasmado en tus versos, me permite admirarte.-
    Mas que conmovedora tu entereza.-
    Un muy cariƱoso saludo.-

    • Jesus Matus

      Agradezco en el alma tus comentarios querida Ana; a veces es menester acatar los designios de alguien que rige la vida el tiempo y el espacio.

      • Ana Maria Germanas

        Mi querido Jesus...solo las almas nobles...no culpabilizan...acatan , solo acatan y agradecen...no es conformismo...es una gran sabiduria.-
        Vaya para ti el mas grande de los abrazos .-



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.