Julio Noel

Recuerdas aquella estival mañana

¿Recuerdas aquella estival mañana

que me llevaste asido de la mano

por aquel precipicio inhumano

que conducía a una dulce fontana?

 

Subimos por una quebrada insana

con espinoso esfuerzo sobrehumano,

que elevó nuestro espíritu humano

a lo más alto de la gloria mundana.

 

Mientras duró aquel éxtasis divino,

que iluminó tu frente inmaculada,

de mis labios partió un beso amoroso

 

que rehuiste con movimiento felino.

Siempre interpones, ¡oh cruel amada!,

tu espina en nuestro camino dichoso.

 

Canciones de amor.

Comentarios1

  • Jorge Horacio Richino

    Agradable poema, pese al espinoso final!
    Me gustaron tus letras!
    Un abrazo!!!

    • Julio Noel

      Gracias, Jorge.
      Un abrazo también para ti.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.