El poeta sin alma

Al latir de la mañana

Ven,siembra tus raíces a mi lado.

 

Yo soy el árbol plantado junto al río, 

que nadie moverá.

 

Yo, la roca, yo, el río, yo, el árbol  

soy tuyo-ya has pagado tu tránsito.

 

levanta tu rostro, cuando anhelas 

esta mañana luminosa que para tu 

amanece. 

 

Por más dolor que ella nos cause,

no se puede desandar la historia 

pero si se encara con valor 

no hay que vivirla nuevamente.

 

Levanta los ojos y mira este día 

que para ti comienza. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.