Josefina Bravo

¡ALMA MÍA¡

 

I

Comienza este hermoso día

Escribiendo esta linda poesía

Que alaba al todopoderoso

Concéntrate   en lo grandioso

Aquello que es provechoso

Único, excelso y divino

La esencia pura y divina

Que nutre y fortalece mi existencia

Con la unción del poderoso

El aceite que mantiene encendida mi lámpara

Durante la noche oscura

Esa luz preciosa es Jesucristo

Mi escudo, mi guía y castillo

Mi protector y mi amigo

El único que está conmigo

Durante la adversidad

El que con su amor y su bondad

Me ayuda a encontrar la salida

Ahora, mañana y siempre

II

¿Por qué te abates oh alma mía?

Por todos los que te han vituperado

Por los que te han traicionado

Y de un tajón han destrozado

Tu amor y tu bondad

Prosigue y no mires atrás

Que pronto llegaras a la meta

Camina y confía en el altísimo

Y por medio de su precioso hijo

Hazle saber tus dolencias

El único que con justicia y su equidad

Dara por ti la pelea

Es tiempo de que entiendas

Que él nunca te ha abandonado

Cuando tus fuerzas han fallado

Él te ha llevado  en sus tiernos brazos

Y con un caluroso abrazo

Tu fuerzas han sido renovadas

III

¡Porque se turba tu  alma¡

Y de repente pierdes la calma

Ante la adversidad que se avecina

¡Mujer potente y guerrera¡

Avanza y no te detengas

Que Dios te dio las destrezas

Para, luchar en su nombre

 Con los tropiezos del camino

Su  apoyo incondicional

Sera el poderoso ingrediente

La dulce agua de la fuente

Que mitigara tu sed

Aquella fuente de agua viva

Que bendecirá tu existencia

Con el amor y la sapiencia

Del poderoso en batalla

El que camina delante de ti

Como poderoso gigante

 ENEIDA JOSEFINA BRAVO REALZA

POETISA DE JESUCRISTO

EL BAÚL-VENEZUELA

12/07/2.019

07:15 a.m.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.