Al Duborg

Feliz año mamá

La daga de mi pirata

hizo sonar las campanas

recorrió por tus entrañas

la increíble cabalgata

 

Invisible el renacuajo

atravezó el horizonte

navegó de polizonte

cuando tomaba un atajo

 

Un óvulo de tu vientre

le puso tapa a la cinta

el frasco quedó sin tinta

al primero de septiembre

 

¡Y llegó el amanecer...!

lo bello de la alborada

luego de aquella nalgada

mis ojos vieron llover

 

Una caliente bebida

barnizó todo mi rostro

con ella bajó calostro

las cisternas de la vida

 

Estimulaste en tu canto 

amor en cada palabra

sólo se sentía el aura

lo dulce de tu amamanto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.