Patricia A. L.

INMORTAL




Aquella vaga Sombra que temes,
se vuelve mía…

Aquel sol del Invierno
recuerda entre hojas muertas
el clamor del día...

Variaciones del añil  crepúsculo
sediento de lágrimas del Cielo

Que alguien grite y dibuje
en sones y extrañas cadencias,

en mis oídos somnolientos
y en los telones cerrados de mis ojos

por el Sueño que no llega…

los cristales opacos 
de  la Soledad
indemne
de la noche,

el perfil difuso
y el desierto absurdo
de incógnitas negadas
de respuestas...

mientras,
un rayo  de espejos
en crisálida 
que late en compases
agudos,

 despierte 
en mi Ser acurrucado,

la Inmortalidad 
y el azar inasible

de mis días...

 

Patricia Aznar Laffont



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.