Jose Fabian Caycho Heredia

Juguete de Exhibición (¿Cómo estás?, pues aún vivo)

Percibo solo el olor

del roble, su oscuro dolor:

el calor de velas

me asfixia;

un terno que deja

entrar a la fría,

muy fría seriedad

de mis heridas abiertas.

Abren la caja,

la gente pasa

dicen conocerme

y con solo verme

rompen en el llanto

de aquellos recuerdos,

y deciden orar.

Al final el viento

es quien se lleva,

esas dichosas promesas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.