Angel Centeno

Mis ojos fijos al cielo

Mis ojos fijos al cielo
-donde la luna me ha de mirar-
sabrán volar con valor
y el peso del paso lo dejo
en el pozo de llanto que un día
por mí la lluvia llenó.

En las orillas de mi vida
donde se encuentran mis restos
hallaré dormido mi cuerpo,
habrá paz y habrá fin
y he de despertar contento,
por fin he de nadar en los océanos de miedo
y me he de plantar en playas
donde he de dejar raíces.

Comentarios1

  • Ls Angel

    Buena inspiraciĆ³n amigo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.