Bernardo Arzate Benítez

Persuadidas.

 

 

 

No he conocido a la primera novia

que en verdad quiera casarse,

hay, como cierto tipo de fobia,

que anima a retractarse.

 

Pero cuando el novio le dice estas dulzuras:

"Eres el sol que ilumina mi ventana,

 y que aleja las sombras mas oscuras...".

el "Sí" en sus labios, gana.

 

Finalmente el "amén" es pronunciado,

y toda duda por fin, no vale nada;

todo sentimiento cuestionado,

¡Ha perdido la batalla!

 

 

Autor:Bernardo Arzate Benítez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.