Denise Arredondo

Lazos

 

La gente se aleja, los lazos se cortan, la gente muere, el recuerdo desaparece.
El amor se rompe, el amor florece, los olvidos se escapan, y alguien nuevo aparece.
En el ciclo de la vida somos fácilmente remplazados, somos un pasado o un presente para la gente, somos lazos que se rompen, somos usados como figuritas en un álbum.
Nuestra esencia deja una marca, pero esa marca sólo es un recuerdo y los recuerdos son olvidos, los recuerdos se transforman en otros recuerdos. Y esa esencia se desvanece al ser remplazada por otro tacto.
Nos olvidan como si nunca nos hubiesen sentido, como si nunca hubiésemos vivido.
Somos remplazados fácilmente, como las hojas de un árbol cuando el otoño cae
Somos reemplazados por quien menos esperábamos. Un día despertamos y fácilmente fuimos reemplazados.
Por qué será que uno puede borrar todo en un abrir y cerrar de ojos, mientras que el otro se queda esperando, sufriendo una catarsis de emociones sin fin. ¿Por qué será?
Qué sentirla el otro al olvidar tan fácilmente, qué sentirá al tocar unas nuevas manos, qué sentirá al estar en una nueva piel.
Es que tan fácil somos reemplazados.
Nos convertimos en pasado, mientras vivimos el presente, aparecemos y desaparecemos, dejamos marcas, dejamos una parte de nuestra alma. Nos repartimos de par en par, un poco por allá, un poco por acá.
Pero,  ¿con qué nos quedamos nosotros si el otro se lleva la gran parte de nuestros caminos? ¿Con qué viviremos nosotros si el otro nos lleno de olvido? Me lleno de preguntas al decir que somos fácilmente reemplazados. Pero no se me puede escapar decir que también nosotros reemplazamos en nuestra vida, reemplazamos una mascota por la ausencia de otra, reemplazamos un viejo amor con la llegada de otro amor para no llenarnos de vacio sin fin, reemplazamos una cosa, una planta, un amigo, un lugar.
Entre tantas cosas de esta vida el reemplazo se transforma en algo inevitable, en una forma de vivir, en una forma de olvido, en una nueva forma de sentir.
Y en fin querido amigo en mi monólogo de hoy te cuento que todos formamos parte del reemplazo,  querramos o no fácilmente nuestra vida se transforma en reemplazo.
              -Denise Arredondo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.