Juventino Pérez

Santa María

Santa María

 

Salve Señora Nuestra,

A ti, Virgen María.

Notas gloriosas te rinden el cielo,

Tu ternura se emana cada día, 

A nosotros Madrecita, tu amor lo demuestra.

 

 

Maravillosa eres Reina de la Paz,

Acaricia tus manos en mi faz,

Radiante es tu manto en cual acoges,

Índole materna que proteges,

A tus hijos queridos con mucho amor.

 

 

Salve hermosa madre de caridad,

A que nos llena de felicidad;

Nuestros corazones,

Tan trovadores 

A decirte palabras bellas en tu honor.

 

María, Madre del divino consuelo,

Acobija en tu manto del color del cielo,

Rosa mística del glorioso del cielo, 

Inmaculada Virgencita, ruega por nosotros. 

A quienes acude a tu llamado.

 

Juventino Pérez

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.