Julieta Iallorenzi

CENZAYOS DEL RÍO PILCOMAYO


En la crecida

Del Río Pilcomayo

Dos acuáticos rumbos

Se presentan

Y lavan las caras.

Se muestran

Las fauces de las almas

Dos animas, dos rutas

Posibles se bifurcan.

La brújula de la voluntad

El efluvio seguirá

Y se embarrará con honor

Por el Pilcomayo aluvión.

Mas la otra decisión

Del camino sinuoso

Que escoge el río abajo,

Ellos nunca se embadurnan

A si mismos por inundación ajena.

Son de los que el planeta llenan

Al mismo ritmo que sus espíritus vacían.

Se esfuerzan por no sentir

La vibración fluvial del porvenir.

Se empeñan en huir del Pilcomayo

Como si escapar fuera un pararrayo

Y es así como el acantilado los decanta

Así como la tormenta los encuentra...

Se vuelven cenzayos en cobardes ensayos.

Los rescatistas y los ahogados

Cuerpos blancos

De nobleza lavados

Involucrados

Por una voluntad instintiva

En la cruenta crecida

Del río Pilcomayo.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.