Antonio Encinas Carranza

En tiempo de los sueños

En tiempo de los sueños

 

Hubo un tiempo y durante años

En que siendo dueño de mis sueños

Caminaba entre los ensueños

Que el tiempo no los desdeñó.

 

Soñé que soñaba

 Y entre mis sueños

Me encontré con tu sueño

Y vivimos un sueño de intenso amor

Y al despertar, el sueño se materializó

Y vivimos un intenso amor.

 

Con el tiempo volvimos a soñar

Y el amor se disipó.

Se esfumó como el humo vano

Que se pierde en el firmamento.

 

Y nuestros cuerpos se disiparon

Y el amor se quedó solo

Huérfano, aun mas solo, 

Quedó muy abandonado.

 

Al darse cuenta salió a buscar el amor

Y por más que caminó no lo encontró.

Estaba muy lejos del tiempo.

El viento me llevó por ciertos caminos.

 

En ese tiempo te encontré en el camino

Sola, bajo una garúa persistente

Sentada en una banca triste

De la estación del tren.


Al verte de lejos

Me fuí acercando

Sin dejar de mirarte.

 Me miraste, sin mirar

Por unos segundos.

Luego me preguntaste 

Cual era el próximo tren.

 

"Que ese era el último", te contesté.

El tren de la esperanza, pintado de verde.

 

Entonces … ¿tú eres?

… ¿El de mis sueños?

 

Me preguntaste

Y me miraste con el semblante sereno.

Y me mostraste

Tu mejor sonrisa.

Y con tu bella mirada

Me transportaste hasta el más bello lugar

Donde me abrazaste con tu ternura

Y me besaste con tu dulzura.

 

Reconociste que yo era a quién esperabas

Y abandonaste el ayer.

 Al amanecer el sueño se materializaba

Y te dije: ¡ no, déjalo así!

Y el sueño duró tantos años

 Que no hubo un final

Sino muchos años felices.



Autor: Antonio Encinas Carranza


De: Lima, Perú

  1. D. R.

 

Comentarios1

  • Paleornis

    Cuando un sueño se realiza, estalla un estrella e ilumina el planeta.
    Paleornis.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.