Santiago Miranda

Me ofrezco

 

A ti y no como un regalo
Sino en cambio; una ofrenda
Al holocausto del amor:
Sacrificio sin fin. Ritual
De bendición a través del fuego
Condición del juego humano

Y eso todo. Solo lo ofrezco; el alma
Es cuerpo cuya extensión no
Se limita a trocar, tocarlo todo
Sino es también su intuición de mundo
Y pensamiento desnucado. Es es

Y no es todo. Me acerco al fuego: tu interior
Y en tu movimiento la condena
De la muerte por placer, placer de-mente
Entraña variación de sí, retorcer de nervios
En tensión en la cadencia del significante
Conjunción de la armonía en el cuerpo que es
Lo imaginado, la visión de uno fuera de uno 
Ahí. Resolver eso es todo, la ecuación de la piel



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.