Ivón Arce García

POR SIEMPRE CONMIGO



Cada vez que salgo de casa

una lágrima rueda por mi mejilla,

ver a mis niños de cuatro patas

que ya esperan en la entrada,

pues se han dado cuenta que muy pronto saldremos,

con los ojos fijos y el rabo en movimiento

deseamos distraerlos,

más se encuentran atentos

nos ponemos los tacones

y ellos nos dicen en silencio

—¿verdad que van a llevarnos?

se miran uno a otro

que no caben de contentos,

mis niños, mis tiernos niños

se paran en la pared

que es señal de que juntos saldremos

pero no…

a donde vamos, no podemos llevarlos

niños de mis amores

tendrán que esperar mi regreso.

 

Chester entiende a la vez

se queda sobre la escalera

Dicon por lo pronto no pierde esperanza

 y hacia la puerta avanza,

ꟷno importa mamá ¡yo me voy contigo!

siento una pena muy honda

ver sus caritas tristes

Chester me dice con su mirada

ꟷ¡que te vaya bien mamá! ¡regresa pronto mamita!

no tardes, que espero calentar tus piecitos

en tanto Dicon insiste

ꟷ¡yo me voy contigo mamá!

damos la orden ¡para atrás!

regreso, beso su frente incansable

los lleno abrazos y caricias

y en cuanto cerramos la puerta

lloran, lloran, lloran sin parar.

 

Quisiera no lastimarlos

después de ellos, no tendré ni uno más

pues siempre salgo con el alma partida

salgo con lágrimas tristes

pues no quiero causar una herida

que no sea fácil sanar,

al llegar con esa lluvia de caricias

brincan, saltan, aúllan a la par,

ladran, ladran diciendo.

 

ꟷ¡Ya regresaste mamá!

y siento que cuando salgo

un pedazo de mi ser se queda ¡aquí¡

se queda dentro,

con ellos

quiero llevarlos conmigo ¡mis niños!

como un infalible llavero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.