Margarita García Alonso

El secreto de la crueldad

“Pääskyset olivat jo menneet,

mutta kurjet auroittivat taivasta

kaulat suorina” reza Sofi Oksanen

en un bar

en penumbras de Estonia,

en los los labios

 espuma.

 

“Niiden huuto satoi peltoon ja

särki Aliiden päätä”,

las golondrinas se han marchado a Rusia,

la felicidad tiene rostro,

entre las vacas de Stalin

pastorean la mente.

Una voz cavernosa

reconstruye el koljoz,

miles de personas flaquean

en el museo al aire libre

de una dictadura.

El punto ciego

del péndulo

gravita sospechoso

ante el cuervo

que repite el mismo graznido.

_La misma palabra

en otra lengua

suena conocida_

“Pääskyset olivat jo menneet.

Toisin kuin hän, ne pääsivät posi,

niillä oli vapaus lähteä”

martilla en cocoteros del Caribe.

 

“Pääskyset olivat jo menneet.

Toisin kuin hän, ne pääsivät posi,

niillä oli vapaus lähteä”

sobre tejados destruidos

la maldición de la leche

en famélicos ciudadanos

de esquina.

En la pared proyectan

la antigua cinta,

todo se mueve 24 veces

en el segundo

donde mi madre raspa

las cazuelas tiznadas

de indiferencia.

 

 

de

La costurera de Malasaña,

Editions Hoy no he visto el paraíso, 2012

He de tomar consejo de todos,

la fibra rota,

el paño ligero

para confeccionar el lienzo

que me arropará la eternidad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.