Marcos Gaviola

El cenáculo

La sala lista esta para la cena ,
la copa de rojo vino rebosa,
y el pan blanco está ya sobre la mesa.

Judas se hunde en la noche tenebrosa,
dentro, candiles alumbran la escena.

Me invita el Maestro a que tome y coma,
y que de su mismo cáliz yo beba.

Yo, sacerdote, con alma gozosa,
renuevo el sacrificio en tu memoria,
uniendo mi miseria con tu gloria.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.